¿Qué son los anquilostomas y qué síntomas producen en los humanos?

20MINUTOS.ES

'Necator Americanus'

Estos días se ha hecho viral que cuatro adolescentes de Estados Unidos contrajeron una infección con estos parásitos tras jugar a enterrarse en la arena de playa, en Miami.

La madre de uno de ellos, el que en peor situación se encontraba, compartió imágenes del estado en el que llegaron a estar los pies de su hijo, advirtiendo del riesgo de enterrarse en la arena e incluso de caminar descalzos por ella. 

No conviene dejarse llevar por el alarmismo y dejar de disfrutar de caminar descalzos por la arena o permitir que nuestros niños jueguen con ella. Las infecciones por este parásito solo son relativamente habituales en los países en vías de desarrollo con clima húmedo o subtropical. Allí sí que son un grave problema que contribuye incluso a la muerte de niños y personas inmunodeprimidas, ya que les debilita y facilita que otras enfermedades se agraven.

En los países desarrollados o con otro tipo de climas, apenas hay casos y siempre se pueden controlar mediante distintos tratamientos.

Pero más allá de su prevalencia, ¿qué son los anquilostomas, cómo se producen las infecciones y qué síntomas tienen?.

Los anquilostomas son unos pequeños gusanos nematodos (conocidos normalmente como gusanos redondos o cilíndricos de los que hay 25.000 especies registradas, aunque se calcula que pueden existir medio millón. Los que causan infecciones son  cuatro variedades, y solo el necator americanus y el ancylostoma duodenale afectan a los seres humanos. 

Otras variantes afectan a perros y gatos domésticos y son una de las razones por las que conviene tener a nuestros animales domésticos puntualmente desparasitados. 

Estas formas de vida parasitarias cuentan con unos dientes en forma de gancho con los que se adhieren a la pared intestinal. Allí viven, provocando ya de paso pequeños sangrados, y ponen sus huevos, que salen mezclados entre los excrementos de la persona o el animal infectados.  

Una vez en la tierra o la arena, los huevos eclosionan y se convierten en larvas, que excavan a través de la piel y avanzan por la sangre hasta alojarse en los alvéolos pulmonares. De allí suben a la garganta, se tragan y acaban de nuevo en el intestino, dónde se alojan los adultos repitiendo el ciclo.

Es por tanto en lugares en los que se puedan pisar heces o aguas residuales dónde hay que extremar las precauciones.

Ciclo de infección del necator americanus. (CDC/DOMINIO PÚBLICO)

Síntomas y tratamiento

La infección suele ser asintomática, ocasionando frecuentemente deficiencia de hierro y anemia por los sangrados intestinales, diarreas leves y otras molestias estomacales.  A largo plazo produce pérdida de apetito y desnutrición. 

En ocasiones, mientras las larvas migran desde los pulmones, puede aparecer tos y fiebre. Y también en ocasiones surgen sarpullidos con fuertes picores en las zonas de la piel por las que las larvas entraron en el cuerpo (anquiolostomosis cutánea) y que es lo que ha sucedido a los jóvenes que jugaron descalzos en la arena de Miami.

 Para saber si se tiene una infección por estos parásitos, basta con analizar las heces. Y el tratamiento incluye medicamentos antiparasitarios y, si procede, suplementos de hierro y antibióticos.

Source: Salud

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *