Sé realista: recupérate de los excesos navideños con objetivos posibles y saludables

M20M

  • “Plantearnos metas a corto y medio plazo, planificar las comidas y realizar ejercicio físico de forma regular”, son los ejes para perder peso según la nutricionista Elena de la Fuente.

Turrón

La estrella indiscutible de los buenos propósitos para el Año Nuevo es perder el sobrepeso que arrastramos desde hace tiempo y que, encima, se habrá visto agravado por los típicos excesos navideños. La determinación con que lo afrontamos suele llevar a muchas personas a dejarse embaucar por dietas restrictivas o depurativas que prometen obrar el milagro. Un gran error cuyas consecuencias no tardaremos en sufrir con el efecto rebote y, lo que es peor, con consecuencias nocivas sobre nuestra salud.

Frente a esas dietas sin evidencia científica alguna, “lo razonable es ser realista y fijarnos objetivos posibles con el asesoramiento de especialistas”, advierte Elena de la Fuente, nutricionista del Hospital Quirónsalud San José de Madrid. “Plantearnos metas a corto y medio plazo, planificar las comidas y realizar ejercicio físico de forma regular” son, en su opinión, los ejes sobre los que establecer nuestra estrategia para recuperar el peso normal y saludable.

Así pues, para quienes quieran retomar los hábitos interrumpidos durante la Navidad o iniciar un estilo de vida saludable con el nuevo año, Elena de la Fuente propone estas seis pautas, mucho más fáciles de llevar a la práctica y de mantener en el tiempo que esas dietas milagrosas cuyo fracaso está prácticamente garantizado de antemano:

Objetivos realistas a corto y medio plazo

Márcate un objetivo que puedas cumplir y comprométete con él; de esta forma te sentirás más motivado al ver que vas cumpliendo con lo que te has propuesto y lo podrás mantener a largo plazo. Es importante que el propósito sea concreto y medible, como por ejemplo consumir cinco raciones de frutas y verduras diarias, salir a correr dos días a la semana, etc. Puedes preparar tu propio calendario de intenciones, anotando cada una y señalando su cumplimento para medir tus progresos. Cada semana podrás aumentar la lista o mantener las que te has propuesto hasta el momento. Es una herramienta muy útil que ayuda a tener más adherencia al proceso.

Planificación

 Si lo que se quiere es llevar un estilo de vida saludable, lo mejor es planificar tanto las comidas como los días en que se va a practicar ejercicio. Prepara una lista con todo lo que vayas a necesitar hasta la siguiente compra. Puedes hacer incluso un calendario y colocarlo en un lugar visible y apuntar la planificación de menús para esa semana. De esta forma sabrás cada día qué vas a comer y tendrás disponibles los alimentos que necesites. Este sistema de control es también válido para el programa de actividad física.

Evitar las tentaciones

Para retomar o iniciar un estilo de vida saludable es importante no tener al alcance los productos que hayan sobrado de las fiestas (turrones, polvorones, bombones, alcohol…). Puedes regalarlos o donarlos para evitar la tentación a la vista y así no consumirlos. Otras alternativas son congelar las sobras o dárselas a los invitados, pues de lo contrario no solo cometeremos el exceso el día de celebración, sino también los posteriores.

Rechazar las dietas milagro

No hay que caer en la trampa de las dietas o productos milagrosos. Está más que demostrado que son métodos peligrosos para la salud, que no generan hábitos de alimentación saludable y que, además, están expuestos al efecto rebote. Si realmente se quiere perder peso o mejorar la alimentación hay que ponerse en manos de un dietista-nutricionista, que es el profesional que mejor puede ayudar a conseguirlo.

Beber agua

La fuente principal de hidratación ha de ser el agua (y basta con el agua del grifo). Hay que evitar el consumo de alcohol, zumos (aunque sean naturales) y refrescos.

Hacer ejercicio

Tan importante es comer de manera saludable como la práctica regular de ejercicio físico. Siguiendo con el necesario realismo, se debe elegir alguna actividad que realmente te guste y que sea compatible con tu rutina cotidiana: será la clave para que la puedas mantener a largo plazo. Bailar, nadar, correr, yoga, caminar, montar en bici, patinar, tablas de ejercicio en casa… Existen multitud de opciones donde elegir y hay que decidirse por la que más nos guste.

Source: El mundo

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *